Existen muchos factores que desatan los problemas en las parejas es por ello que no me cansaré de repetir que en cada familia es normal que existan discusiones, personalmente mentiría si afirmara que jamás he tenido conflictos con mi esposo, todo lo contrario; pero tal y como cuenta nuestro apartado de  “quienes somos,” gracias a ellos y que aprendimos a gestionarlos es que seguimos juntos.

La vida en pareja engloba muchas y distintas áreas, hoy nos centraremos en el tema principal de nuestro post, Los conflictos en la pareja.  Así que me pareció bueno contar con un testimonio escrito de una de las parejas con las que hemos trabajado. Para proteger su intimidad e imagen he cambiado sus nombres. 

La historia es larga pero a continuación intentaré resumir sin perder detalles importantes. Iremos directamente hacia uno de los pasos que empleamos en nuestro método:

Identificar el problema y buscar soluciones

hace un tiempo Alex y Elena acudieron a mí completamente desesperados, “creo que somos lo que llaman hoy en día una pareja tóxica” dijo Elena; el caso es que pelear se les hizo costumbre, tanto estaban acostumbrados que ello les parecía normal, hasta que las personas de su entorno empezaron a sacar excusas para no quedar porque en todas las reuniones la liaban parda y seguían como si nada.

Un día una de sus mejores amigas junto con su hermana citaron a Elena a solas para hacerle ver lo que pasaba, decirle que los apreciaban pero no podían seguir así porque siempre había un ambiente tenso (en el fondo tanto Alex como Elena lo sabían, lo que pasa es que les costó reconocerlo).

En ese momento fue cuando ella acudió a mí desesperada, se estaba planteando incluso dejar a Alex porque para ella el culpable de todo era él. 

Después de una sesión con cada uno por separado y otra juntos, pudimos identificar el problema y avanzar en la búsqueda de soluciones. El primer descubrimiento para sorpresa de Elena es que la principal fuente de conflictos era ella y no Alex

Para ponerte más en contexto te cuento que Elena es de profesión nutricionista y con esto del boom de las redes sociales vio la oportunidad en instagram de crear marca y empezó a publicar consejos sobre nutrición y deporte. Pronto empezó a crecer en seguidores y “fama” No digo que esto sea malo pero en el caso de ellos fue el factor detonante que puso los conflictos en modo on.

Ellos recuerdan que el día que inició todo fue justo en su primer aniversario de bodas, ella con la mejor intención del mundo publicó una felicitación a su marido mostrando un fragmento del vídeo de su boda. Rápidamente empezaron a crecer las interacciones y los comentarios como espuma, entre los que la felicitaban y los que querían saber más de su vida íntima y de su apuesto esposo. Una marca reconocida se puso en contacto con ella ofreciéndole un contrato para colaborar con ellos pero en tal caso debía ser como pareja, para Elena esto supuso un subidón de emociones pero Alex, una persona con carácter fuerte pero a su vez un poco tímido y reservado para esas cosas, le pidió que no expusiera su vida privada, que pasaba de que la gente en su empresa hiciera comentarios y tonterías.

En ese momento se generó una fuerte discusión, Elena empezó a acusarlo de darle la espalda en su trabajo, fue tal la tormenta que se desató que ella terminó en casa de su hermana. Alex en un intento desesperado y con miedo de perderla, le envió flores y la invitó a cenar para que hablaran tranquilamente, en la cena después de debatir el tema, él cedió ante las peticiones de Elena y aceptaron aquel contrato.

Ella empezó a publicar gran parte de su vida personal, viajes, regalos de su marido… Sus seguidores empezaron a demandar cada vez más y más. Para resumir al máximo te contaré que Alex no se sentía nada cómodo y muchas ocasiones tras sus publicaciones se generaban fuertes discusiones, una tras otra terminaba con grandes detalles hacia su esposa y ella a su vez lo “compensaba” con grandes satisfacciones en la cama.

Aquello se convirtió en vicio, su gente tenía razón, más tóxico no podía ser, pero se quieren y ese amor los llevó a mi consulta.

Una vez encontrado y analizado el problema, dimos paso a las soluciones, la más lógica sería que Elena cerrara sus redes sociales, ¿no? parece lógica pero en realidad ese no es el problema, ese fue el detonante, cerrar sus redes sociales supondría un paño de agua tibia, porque lo que los movía a actuar así está mucho más a fondo en sus vidas; entonces trabajamos por separado y en conjunto distintos pasos desde la sanidad interior.

¿Por qué te cuento esto y no a lo mejor 10 tips para resolver un conflicto? porque cada pareja es diferente y por ejemplo no vale con decir, paso tal, envíale flores, si tu pareja es alérgica o no le gustan y es más, eso no sería una solución sino adornar el problema.

En el caso de Elena y Alex como en otras muchas parejas fue un duro proceso que incluyó separación por un tiempo pero te diré una cosa, cuando escuches a alguien decir que nadie cambia, no le creas, las personas pueden cambiar si se lo proponen de corazón, si reconocen y aceptan sus errores para trabajar en ello genuinamente, entonces se produce el cambio desde lo personal que transforma todo.

Espero que este testimonio te sirva de inspiración, si vives en continuo conflicto con tu pareja, busca más atrás del problema. Si necesitas ayuda, no dudes en contactar con nosotros.

 

#Elamortodolopuede

Paola Gómez