¿Piensas que el amor es un sentimiento? o tal vez… ¿Una emoción?

La mayoría de personas en el mundo entienden el amor como un concepto solamente emocional, alguna vez habrás escuchado y seguramente sentido las famosas «cosquillitas en el estómago» algo que se asimila o que es sinónimo de una fuerte atracción hacia otra persona. También se confunde con la pasión que a su vez es una emoción que mueve fuertemente la voluntad por encima de compromisos y deberes, es tan fuerte que puede hacer perder la razón a muchos, aun así he de decirte que la pasión no es amor.

Mucha veces por ver el amor como un sentimiento o una emoción, no se logra disfrutar de lo que es verdaderamente; es allí cuando sale a relucir el conocido…»Se acabó el amor» porque se siente que simplemente ese sentimiento o esa emoción ya no esta y es hora de romper relación, mirar para otro lado y tal vez de buscar un nuevo amor!

Para entender lo que significa realmente, debemos dejar de lado la opción de verlo como un sentimiento porque el amor no es más que una decisión… «El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia; el amor no es jactancioso, no se envanece, no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor; no se goza de la injusticia, sino que se goza de la verdad. Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta». Amar es decidir pasar a la acción en favor de una persona, es estar dispuesto a sufrir por el bienestar del prójimo, es pensar y tener en cuenta siempre lo bueno y positivo de los demás, amar es servir, atender, apoyar, acompañar, dar. El amor verdadero siempre está enfocado en el bienestar del otro.

Este amor nunca se acaba, y al sentirse atendidos mutuamente esto produce una sensación de bienestar y gozo que permite disfrutar de las cosas lindas de la vida.
 
Este amor por decisión además debe ser incondicional, de manera que aunque la pareja falle, la decisión de amar esta por encima de los defectos del otro. Unas veces fallará el hombre y otras fallará la mujer; pero si ambos tienen buena disposición de amarse y de ánimo podrán superar cualquier dificultad y mantener el gozo y la alegría de una relación saludable.

Amar como verbo, no es fácil, pero si pasamos a la acción de hacerlo y vivir con la decisión de amar por encima de los defectos del cónyuge y procurando siempre su bienestar, la probabilidad de obtener un matrimonio saludable es muy alta. Puede que tu relación haya sufrido mucho por causa de que han vivido simplemente un amor sentimental o pasional y quizás sienten que se acabó o que ya no sienten apenas nada el uno por el otro.

Llegados a este punto te tengo una excelente noticia… Puedes EMPEZAR DE NUEVO!. Así como lo lees, pues estuviste viviendo el amor de forma errónea y nunca es tarde para comenzar a amar con acciones que beneficien a tu pareja. Tomen la decisión de perdonar y dejar atrás los errores mutuos del pasado y comenzar una nueva vida haciendo todo, pero todo lo mejor, lo bueno para mejorar la relación.

Tu matrimonio y tu familia son el tesoro más valioso que tienes! Cuídalo, mímalo, abrázalo, lucha, cree y crece. Tu puedes!

Se que muchas veces es difícil reconocer nuestros propios errores y resulta más cómodo echar culpas sobre los demás pero si te sientes identificado con lo que has leído, te animo a que no lo pienses, toma acción y ama de verdad.

Estás de acuerdo con mi definición del amor? Para mi será un placer leer tu comentario, gracias por seguirnos!

Paola Gómez.