La mayoría de las parejas que acuden a mi consulta por infidelidad vienen con un estado emocional muy deteriorado y en muchas ocasiones uno o ambos miembros de la relación tienen dudas acerca de si lo mejor es seguir juntos o separarse. Ven en la terapia como un último recurso o un proceso de toma de decisión acerca de si continuar la relación o no.

Creo que uno de los mayores problemas dentro de la sociedad, familia o pareja es la falta de valores.

Me encanta la forma en la que el conferencista Yokoi Kenji, define los dos valores fundamentales que deberíamos tener todas las personas y que a menudo vemos como sinónimos pero son cosas distintas, porque no es lo mismo ser honesto que ser íntegro, veamos la diferencia:

La honestidad: Habla de lo que yo hago, digo y mis actos públicos.

La integridad: Habla de lo que yo soy, pienso, y hago aunque nadie me esté viendo.

Como vemos, la integridad va más allá de la honestidad, y si todas las personas implementamos estos valores en nuestras vidas, entre muchas cosas, se podría evitar caer en infidelidad por mucha tentación que exista.

¿Cual es la razón por la que se es infiel?

Esta es una de las mayores preguntas que me suelen hacer. Detrás de la infidelidad siempre se suele denotar que hay un punto débil en la relación, ya sea por insatisfacción con la pareja, conflictos, falta de comunicación, no sentirse querido, falta de pasión, miedo al compromiso, etc

Hay una razón que quiero resaltar porque creo que debemos prestar mucha atención y es  la rutina porque destruye mucho a las parejas, pienso que es algo a trabajar junto con los valores anteriormente mencionados.

Infidelidad por naturaleza

Hay veces en que el problema no es de la pareja en sí sino de la personas que son infieles por naturaleza, lo hacen de forma compulsiva, estén con quien estén y es debido a la falta de autoestima o que presentan parafilias que son comportamientos sexuales extraños que intentan satisfacer fuera de su relación de pareja, también hay gente con personalidad narcisista para las que no existe el concepto de traición pues no sienten empatía por los demás, o personas que por su inmadurez emocional sencillamente no quieren renunciar a nada y anteponen el placer al compromiso con su pareja.

¿Qué ocurre después de conocerse una infidelidad?

Evidentemente hay un antes y un después, en un primer momento hay un tsunami emocional desbordante, después de esto, una de dos, o la relación termina en ruptura o la persona puede decidir continuar al lado de quien le fue infiel, en este último caso es muy necesario practicar el perdón, de no ser así lo más seguro es que tarde o temprano la relación se deteriore tanto que termine rompiéndose.

En el momento de conocer una infidelidad afecta a la confianza que se tiene y muchas veces la persona que ha descubierto la infidelidad, aunque decida seguir se aleja emocionalmente del otro y puede instaurarse los celos y el control sobre la pareja. Es importante lidiar y palear con esas emociones y sentimientos.

Uno de los mayores problemas que veo en estas parejas es la amargura porque es algo que se instala inmediatamente y no es otra cosa que un veneno que alguien se toma esperando que el otro se muera, porque en un principio aparece la rabia y es cuando algunas personas manifiestan en terapia cosas tales como “Me gustaría que mi pareja o la amante se mueran y que paguen por todo el daño que me han hecho, porque fijate que eso no me lo merecía yo, ellos merecen sufrir” o “le voy a hacer lo mismo para que sienta lo que se sufre; un clavo saca otro clavo”  Esto es fruto de la amargura.

Si después de una infidelidad, una pareja desea restaurar su relación, durante el proceso deben lidiar muchísimo con la amargura porque una de las cosas que suele seguir son un sin número de preguntas tipo ¿cómo lo hacía? ¿qué le hacías? hasta ¡Que ropa interior usaba! ¿usaban juguetes sexuales? Empieza a recrearse en la mente todo este proceso enfermizo Cosa que solo incrementa los recuerdo dolorosos y más amargura.

¿Se llega a perdonar y olvidar una infidelidad?

Esta es otra de las preguntas más frecuentes, no se puede olvidar, perdonar y reparar el daño si es posible; pero es un proceso que requiere tiempo, esfuerzo y compromiso por parte de ambos miembros, ejem. alguien que ha tenido una herida fuerte en su piel, luego que ya cicatrizó, ahí queda el recuerdo de que hubo dolor pero ya está sanado y cuando lo tocas no duele, solo queda el recuerdo pero ya no hay dolor, es exactamente lo mismo dentro de la infidelidad, si haces bien el proceso de restauración, es herida cerrará bien y cuando la recuerdes (será menos veces)  ya no lo harás con amargura, resentimiento ni dolor sino como algo que pasó pero ya sanó y quedó atrás.

Diferencias de cómo un hombre y una mujer responden ante una infidelidad

Hay un libro muy bueno el cual me gustaría recomendarte, se llama Después de la infidelidad: Sanando el dolor y restableciendo la confianza cuando la pareja ha sido infiel, de él cito esta parte de las diferencias con la que me gusta trabajar con las parejas en terapia.

1 – Las mujeres buscan almas gemelas; los hombres buscan compañeros de juego

 

Mujeres: “por fín encontré a alguien con quien me puedo sincerar”

Hombres: “Con mi amante comparto más sexo, tenis, jazz”

por lo general las mujeres tienen aventuras para experimentar una conexión emocional que siente que le falta a su relación principal y se desvían buscando un alma gemela, alguien que preste atención a sus sentimientos y aliente conversaciones importantes. A las mujeres les gusta hablar por lo que desarrollan vínculos íntimos por medio de la interacción verbal,

Los hombres por el contrario, son más proclives a tener aventuras a las que les falta el atributo emocional, tienden a disfrutar de hacer cosas activas sexuales o no con sus amantes y se sienten más unidos a ellas por medio del juego no verbal.

2 – Las mujeres creen que su infidelidad está justificada cuando es por amor a su amante y los hombres cuando no es por amor

 

Mujeres: “pero lo amaba”

Hombres: “pero no la amaba”

¿Curioso verdad?

La mujeres tienden a involucrarse más con sus amantes, tanto emocional como sexualmente, en cambio lo hombres tienden a minimizar la importancia de un encuentro sexual, viéndolo como un suceso intrascendente.

3 – Las mujeres sufren en sus infidelidades y los hombres las disfrutan

 

Mujeres: “Mi aventura me ha complicado la vida”

Hombres: “Mi aventura me ha dado la vida”

Por lo general las mujeres suelen experimentar más conflictos en sus transgresiones que los hombres y es menos probable que crean que sus infidelidades están justificadas bajo alguna circunstancia.

¿Todas las parejas pueden superar una infidelidad?

Según una encuesta realizada en el reino unido un 94% de los terapeutas de pareja creen que si se puede superar aunque no todas las veces porque depende más de la actitud que se tome a partir de conocer esa infidelidad, si después de pasar una primera fase de enfado nos aferramos al dolor, a la amargura, a los celos, victimizarnos y lo que hacemos es utilizar esa infidelidad como un arma arrojadiza con rencor hacia la otra persona;, la relación se deteriora y es muy fácil que termine en ruptura.

Hay muchas parejas que superan una infidelidad

 

Si tu estás pasando por esta crisis con tu pareja, te recomiendo que no permitas recrear en tu mente este tipo de cosas pues es un proceso enfermizo, debes ponerte en paz contigo y con tu pasado, no debes aferrarte a lo que ya pasó porque si te puedo decir que en más de diez años que llevo trabajando en la restauración de parejas, he podido observar como la amargura enferma no solamente la mente sino el cuerpo también, así que procura tener tu corazón sano, no por la otra persona sino por ti, porque mereces vivir en paz.

Si necesitas ayuda, no olvides que en Freypa estamos para guiarte en este o cualquier proceso en tu pareja.

Espero que este artículo te haya aportado valor, si deseas también puedes en este caso escuchar este contenido en youtube: 

https://youtu.be/NDUcwboEqQA

¡Hasta la próxima!